Una mejor vista para nuestro hogar oración a fray leopoldo

Hay momentos en los que nos sentamos en nuestro sillón favorito, y al dar una mirada a nuestro alrededor notamos que nuestro espacio vital, es decir nuestra casa necesita recibir un cariño a través de una remodelación en sus detalles más especiales. Por ello, si deseas que la nueva decoración se encuentre a la moda y en lo último del estilo, ya no tendrás que hacer una oración a fray Leopoldo, pues hay maneras de lograrlo. 

La tendencia nos indica que estarán en el tapete los tonos oscuros y con más calidez en cuanto a los textiles, mientras que para los baños se recomienda elegir un color como el color blanco conjuntamente con materiales naturales. A ello le puedes adicionar una lámpara de araña para acaparar la atención de tu hogar. 

Liderando los espacios el estilo neo fifty

Se trata de un ‘Mid Century’ pero actualizado a los tiempos que corren, donde las líneas simples predominan trayendo consigo a los esplendorosos años 50 con pisos de damero y potentes colores, sin perder de vista el cuidado, la elegancia y menos escandalosos.  Los espacios para esta temporada se tornaran con más lujo y con suntuosos textiles caracterizados por colores cálidos. 

Por otro lado los colores oscuros también harán presencia a través de todas las tonalidades de verse, rojo, y profundos azules mostrandose como los verdaderos protagonistas de los más elegantes espacios. En medio de todo, los colores beiges o grises marcan la distinción en medio de los tonos cálidos en tapicerías grandes como asientos o sofás. 

Nuestro espacio debe hacerse de piezas distintivas como un aparador con lo cual debe presentarse como la pieza más llamativa y colorida de la casa. Mientras que para los salones más grandes los materiales con acabados artesanos serán un gran reflejo de las actuales tendencias y junto a ello, la atención a las líneas sencillas y el detalle donde ganan protagonismo los grandes estampados. 

La sala de baño se verá dominada por los materiales naturales y el clásico blanco

Se retoma lo clásico, como la piedra, la madera y el mármol conjuntamente con los colores que van tomando el sitio ideal junto a acabados en metal donde son protagonistas el bronce o también los dorados, los cuales encuentran su propio espacio en determinados  elementos como las griferías o jaboneras. En los baños se borraran las fronteras para dar paso a espacios abiertos y versátiles. El baño ya no será un lugar distante pues se incorporara al cuarto a través de revestimientos similares en el suelo como por ejemplo el microcemento. 

Por su parte, los cabeceros que dividen el dormitorio de otras zonas más húmedas quedarán expuestas sin llegar a cerrar por completo los espacios. En el caso de la cocina, esta se apertura a todos los espacios de la casa ganando más protagonismo en el resto del hogar. Ello no le restará el hecho de ser el espacio más singular donde el color siempre será la clave.