El envase de nuestro aceite de oliva puede convertirse en una excelente pieza de decoración para el hogar

Un buen diseño del envase del aceite de oliva puede tener una gran influencia a la hora de definir su compra y su consumo ya que estas van de la mano con las virtudes del producto. Hoy en día es muy común ver como se ha convertido en tendencia el diseño y packaging de los aceites de oliva clásicos. Para ello, el vidrio es uno de los materiales más utilizados pues es inerte al contacto con los alimentos, sin importar que sean líquidos, sólidos o semisólidos. Es por esta característica, que el vidrio es de vital relevancia a la hora de envasar los aceites de oliva extra virgen de mayor calidad.

Los consumidores esperan que un envase de vidrio preserve el sabor del aceite, los aromas y todas las propiedades únicas que este fruto posee al llegar a la mesa y al mismo tiempo que se convierta en un objeto de decoración para nuestra cocina o nuestra mesa, por tener un llamativo diseño.

Si estudiamos un poco la historia, podemos conocer que el vidrio se obtiene a partir de sílice, caliza y sosa, elementos que han demostrado ser más respetuosos con el medio ambiente. Es por ello que es la elección principal al hablar de materiales para envases.

La materia prima necesaria para la fabricación del vidrio son abundantes en la naturaleza, además que se obtienen mediante un proceso sencillo de extracción que no es muy contaminante. El plástico por otro lado, es un compuesto de varios polímeros y diversos aditivos que dan orígen a un fenómeno que se conoce como migraciones, o como la transferencia de componentes no poliméricos desde el material plástico hasta los alimentos. Por la transparencia y el fácil acceso a la radiación lumínica, por lo tanto recomendable envasar el aceite de oliva de primera calidad en una botella oscura. El color más utilizado en este caso es el verde intenso, ya que impide el paso de la mayor parte de la radiación ultravioleta, evitado cierta degradación por radiación lumínica.

Los envases para el aceite se han convertido en algo más que un simple envase, en la actualidad se muestran unos contenedores que transmiten belleza, arte, innovación y que buscan por sobre todas las cosas captar la atención del consumidor. Son muchos los diseños que cumplen esta función, como por ejemplo aquellos envases que se asemejan a un producto de perfumería y no un alimento. Algunos modelos tienen un tapón de madera donde se encuentra impreso el logotipo de la empresa, otorgando además un cierre hermético y destacado; algunas empresas buscan nuevas formas de integrar el cordón que envuelve el cuello de la botella y da soporte al collarín, haciendo que todo el conjunto del envase sea una unidad.

Para una marca no es sencillo posicionarse en un mercado tan competitivo como el que tenemos hoy en día, para muchas significan años de trabajo y mejoras hasta lograr el producto y el envase ideal. Si se desea conquistar mercados se debe crear un concepto de producto que tenga un componente diferenciador del resto disponible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *